Día Internacional de la mujer 2018

Mujeres como Marie Curie, Margaret Thatcher o Valentina Tereshkova son solo el preludio de un movimiento femenino que forjó unos valores y una constante lucha contra el cambio de un paradigma social que ha eclipsado con fuerza a lo largo de la historia. Ellas rompieron con los estereotipos de su época, lucharon por sus sueños y se convirtieron en mujeres de clase mundial.

Durante muchos años, hicieron creer a las mujeres que el mundo era más pequeño de lo que creían. Pero la curiosidad, la ambición por el conocimiento y el deseo de conseguir aquello que un día imaginaron ganaron el pulso a la partida.


Todas ellas son excelentes fuentes de inspiración para todas las mujeres que buscan impulsar el cambio, es gracias a ellas que hoy en día es posible celebrar el Día Internacional de la Mujer. Desde Valkiria apostamos por esa transformación, centrándonos en la cultura en la empresa y nuestra apuesta firme por el desarrollo de habilidades ‘blandas’, las conocidas como ‘soft skills’, que apuestan por el liderazgo femenino.

 


Actualmente, la lucha sigue y queremos que aumente indetenidamente la visibilidad de todas aquellas creadoras apasionadas que con su trabajo y constancia descubren una mirada distinta, queremos celebrar y poner en valor el enorme talento creativo de las mujeres en todas las disciplinas existentes.


Apostamos por este cambio de paradigma con el fin de que las mujeres dejen huella e impacten en la sociedad por su valentía, inteligencia y su saber hacer de forma diferente. Apostamos para que sean ellas las principales defensoras y propulsoras del cambio, para qué la ambición sea el timón de su vida. Cambios en todas las vertientes y en el entorno laboral, para lograr un liderazgo basado en valores y un alineamiento entre empresa y empleado para llegar a un objetivo común.


Por lo tanto, hagámonos las siguientes preguntas: ¿Quién somos? ¿Qué es lo que realmente nos mueve? Tenemos que descubrirlo, impulsar nuestros sueños e ir a por ello, sin miedo.

Sigamos cambiando el mundo: “¿Si no es ahora, cuándo?”